Modelo teórico

La inclusión/exclusión social como dimensión para comparar los sistemas politico-criminales de los países occidentales desarrollados

modelo teóricoEn los últimos años ha existido una fuerte tendencia a comparar los diferentes sistemas nacionales de política criminal en función de su mayor o menor rigor punitivo. Sin embargo, el prof. Diez Ripolles propone una nueva dimensión de comparación basada en la inclusión/exclusión sociales.

¿Por qué? En su opinión, construir los análisis comparados de política criminal en torno al grado de moderación punitiva que consiguen los diferentes sistemas nacionales presenta una serie de defectos significativos, tanto a nivel teórico (al insertarse en un contexto ideológico excesivamente pobre) como metodológico (al servirse de indicadores excesivamente limitados).

Diez Ripollés propone realizar los análisis de política criminal comparada tomando como referencia la capacidad del correspondiente sistema nacional para minimizar la exclusión social de los que entran en conflicto con la ley penal. Ello supone evaluar sus prestaciones en la adquisición, recuperación, consolidación, o al menos no empeoramiento, de un aceptable nivel de inclusión social de los sospechosos, los delincuentes y los exdelincuentes.

Así pues, la dimensión inclusión/exclusión social refleja dos aproximaciones contrapuestas al objetivo de prevenir la delincuencia de personas proclives a entrar en conflicto con la ley penal:

  • Un sistema de control penal será socialmente incluyente si su intervención sobre el sospechoso, delincuente o exdelincuente pretende de forma predominante la reinserción social de estas personas, esto es, colocar al sujeto intervenido en unas condiciones individuales y sociales que incrementan o, al menos, no empeoran su capacidad para desarrollar en el futuro voluntariamente una vida conforme con la ley.
  • Por el contrario, el sistema de control penal será socialmente excluyente si su intervención sobre el sospechoso, delincuente o exdelincuente pretende de forma predominante la inocuización social de estas personas, esto es, colocar al sujeto intervenido en unas condiciones individuales y sociales en las que le va a resultar materialmente más difícil, si lo pretende, infringir la ley o evitar ser descubierto.

Se asume que la dimensión exclusión/inclusión social constituye un continuo valorativo, de modo que bajos niveles de inclusión social darán lugar habitualmente a niveles medios o altos de exclusión social, y bajos niveles de exclusión social implicarán habitualmente niveles medios o altos de inclusión social.

Para comprobar empíricamente cuál de ambas aproximaciones es más prometedora  precisamos descripciones ajustadas del grado en que un sistema nacional de justicia penal es socialmente incluyente o excluyente. Para ello es menester elaborar indicadores capaces de identificar los rasgos característicos de esa dimensión. Solo entonces se podrán diseñar las pertinentes investigaciones encaminadas a establecer las posibles correlaciones entre el carácter más o menos incluyente / excluyente de un sistema de control penal y los logros en una prevención socialmente asumible de la delincuencia.

¿Qué indicadores nos permiten medir la inclusión/exclusión social generada por los sistemas de justicia penal? El modelo apuesta por nueve cestas temáticas, cada una de los cuales permite incluir dentro de sí reglas y prácticas punitivas diversas:

     Cesta 1Cesta 2Cesta 3Cesta 4Cesta 5                         Cesta 6 Cesta 7 Cesta 8 Cesta 9

La validación de los indicadores que componen cada cesta para la comparación entre países, su puesta a prueba mediante la aplicación del instrumento al sistema penal español y la difusión a nivel internacional son los objetivos que persigue este proyecto.